ESPIRITU SANTO

EL ESPÍRITU SANTO

Álvaro Vélez Escobar, S.J.

 

  1. ¿Quién es el Espíritu Santo?
  • La respuesta la proclamamos en el Credo: “Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas”.
  • Lo recibimos por primera vez el día de nuestro bautismo; en la Confirmación robusteció nuestra fe y nuestra esperanza; a los religiosos y religiosas el día de nuestra consagración religiosa, el Espíritu Santo nos selló y consagró por los votos para el servicio de Cristo y de su Iglesia; los sacerdotes lo recibimos de manera especial en nuestra ordenación sacerdotal, siendo ungidos para servir al pueblo de Dios, con el poder de consagrar el Cuerpo y la Sangre de Cristo, bautizar y perdonar los pecados; los esposos sacramentados el día de su mutuo compromiso de amor fueron bendecidos en su nombre y recibieron gracias especiales para amarse y para ser los primeros educadores de sus hijos.
  • Los educadores cristianos, en esta delicada e importante misión de ser educadores y formadores de los niños y jóvenes, reciben también una asistencia particular del Espíritu Santo, guiándolos y acompañándolos en esa tarea.
  • De una manera muy especial el Señor se compromete con los sacerdotes para el servicio del pueblo de Dios, mediante sus gracias, tanto para anunciar la palabra de Dios, como para aconsejar a las personas en el sacramento de la reconciliación y en los diferentes ministerios sacerdotales. El Espíritu Santo es la presencia, el acompañamiento, la asistencia permanente de Dios en nuestra vida apostólica. Mientras más años vivo como sacerdote, más palpo la presencia, la ayuda, la fuerza del Espíritu, acompañando mi ministerio sacerdotal.
  • Pero todos, educadores, esposos, sacerdotes, religiosos, tenemos que colaborar con Dios y con su Espíritu. No es que recibamos una infusión directa e inmediata que nos asista en lo que hacemos, sino que es una gracia, una asistencia, una luz que tenemos que pedir y buscar insistentemente, tanto con la oración, y principalmente, como también estudiando, preparándonos, dejándonos ayudar y acompañar de otras personas que nos ayudan competentemente. Nuestra oración debe ser: “Señor: ilumíname, haz que vea y dame fortaleza para obrar en consecuencia”. 
  • Nosotros invocamos frecuentemente al Espíritu Santo, otra cosa es que, a veces, no caigamos en la cuenta, como cuando hacemos la señal de la cruz, “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, o cuando damos gloria y alabanza a Dios: “Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo”.
  • El Espíritu Santo es la presencia de Dios en nosotros como luz que nos ilumina en nuestro camino, como fuerza que nos sostiene en medio de las dificultades, como impulso vital para permanecer en el camino del bien y superar los problemas y las tentaciones.

 

  1. Jesús promete el Espíritu Santo:

 

  • Cuando envió a los apóstoles a la primera misión apostólica les advirtió: “Cuando os entreguen, no os preocupéis por lo que vais a decir, pues no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre hablando por vosotros (Mt. 10, 19-20).
  • Hablándoles de la oración les dijo: “Pues si vosotros, con lo malos que sois, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre del cielo dará Espíritu Santo a quienes lo pidan” (Lc. 11, 13).
  • Después de la cena: “Si me amáis, guardad mis mandamientos, y yo pediré al Padre que os envíe otro Valedor, que esté con vosotros siempre; el Espíritu de la verdad, que el mundo no puede recibir… El Valedor, el Espíritu Santo que enviará el Padre en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os dije… Cuando venga el Valedor, el Espíritu de la verdad, que yo os enviaré de parte del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque habéis estado conmigo desde el principio… Os conviene que yo me vaya. Si no me voy, no vendrá a vosotros el Valedor; si me voy, os lo enviaré… Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena” (Jn. 14, 15 – 16, 13).
  • En su último encuentro, inmediatamente antes de su Ascensión, les anunció: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros, y seréis testigos míos en Jerusalén, Judea y Samaria y hasta el confín del mundo” (Hechos, 1, 8).
  • Los discípulos “seguían con los ojos fijos en el cielo mientras él se marchaba, cuando dos personajes vestidos de blanco se les presentaron y les dijeron: ‘Hombres de Galilea, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este Jesús, que os ha sido arrebatado al cielo, vendrá como lo habéis visto marchar al cielo’. Entonces se volvieron a Jerusalén” (Hechos 1, 12).
  • Ellos, “Se volvieron a Jerusalén muy contentos. Y pasaban el tiempo en el templo bendiciendo a Dios” (Lc. 24, 50-53).
  1. Los Apóstoles reciben el Espíritu Santo:
  • “Todos ellos, con algunas mujeres, la madre de Jesús y sus parientes, persistían unánimes en la oración” (Hechos, 1, 14).
  • “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos. De repente vino del cielo un ruido, como de viento huracanado, que llenó toda la casa donde se alojaban. Aparecieron lenguas de fuego, repartidas y posadas sobre cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, según el Espíritu les permitía expresarse” (Hechos 2, 1-4).
  • Los dones del Espíritu Santo que recibimos son: el don de piedad, el don de sabiduría, el don de fortaleza, el don de entendimiento, el don de ciencia, el don de consejo y el don de temor de Dios.
  • En su carta a los cristianos de Galacia, refiriéndose a los frutos del Espíritu Santo, les dice San Pablo: “Os encargo que procedáis según el Espíritu… El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio propio… si vivimos por el Espíritu, sigamos al Espíritu (Gálatas 5, 16, 22-23 y 25).

CALENDARIO

septiembre 2020
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Agenda de Actividades

No hay actividades para mostrar