El jueves 15 de noviembre, a las 2 de la madrugada, un jesuita keniano, el P. Victor-Luke Odhiambo, de 62 años, fue asesinado durante el ataque contra la comunidad jesuita de Cueibet, en Sudán del Sur. Otros tres miembros de la comunidad, que ya estaban dormidos durante el incidente, están a salvo. El Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa, dirigió una carta de condolencia al Provincial de África Oriental, el P. Joseph Oduor Afulo.

El P. Victor-Luke, SJ, nació el 20 de enero de 1956, entró en la Compañía de Jesús el 4 de julio de 1978 y fue ordenado sacerdote el 22 de agosto de 1987. Hizo sus últimos votos el 30 de mayo de 1993. En el momento del ataque era Director de la Escuela Normal Mazzolari (MTC) y Superior interino de la comunidad (desde el 30 de enero de 2017). Había trabajado en Sudán del Sur durante unos 10 años antes de este incidente. Anteriormente trabajó en el Starehe Boys Centre de Nairobi, Kenia, y en el Loyola High School de Dar Es Salaam, Tanzania.

“El Padre Victor Luke Odhiambo deja un recuerdo, no sólo en Sudán del Sur como el primer jesuita en morir al servicio de su pueblo, sino en toda África Oriental como maestro de miles de estudiantes”, escribió el Padre General en su carta, “Era un hombre muy valiente, inteligente, bondadoso, administrador creativo y, sobre todo, creía en el valor de la educación. No temía aventurarse en lo desconocido, ni siquiera en los lugares más peligrosos, una vez que estaba convencido de que era la misión del Señor”.

Haga clic aquí para leer la carta (en inglés) 

Su cuerpo ha sido trasladado de Cueibet a Rumbek para su conservación en un hospital; no hay ningún depósito de cadáveres en Ceuibet o Rumbek. El entierro se celebrará este fin de semana en Rumbek.

Los medios de comunicación locales informan que el motivo del asesinato sigue sin estar claro. El ministro del estado de Gok, citado por Radio Tamazuj, informó que una persona asociada con el caso había sido arrestada el jueves por la mañana. “Él nos dirá quiénes son las otras personas involucradas”, dijo el funcionario. Según los otros miembros de la comunidad, los perpetradores huyeron después de escuchar el sonido de la alarma, activada por los jesuitas, despertados por los disparos.

El gobierno local declaró tres días de luto a partir de hoy en honor al jesuita.

La noticia de la muerte del P. Odhiambo conmocionó a muchos jesuitas, que lo conocieron y admiraron como un maestro y administrador talentoso, pero también como un sacerdote jesuita profundamente dedicado. Muchos de ellos expresaron su luto en los medios sociales:

“Que tu martirio nos fortalezca como compañeros en la misión. Y que tu martirio fortalezca igualmente al pueblo de Dios por el que dedicaste tu vida al servicio de la Mayor Gloria de Dios. Que tu martirio marque el nacimiento de una paz verdadera y duradera en Sudán del Sur” – Zachary Miricho SJ

“El P. Luke se identificó plenamente con la Misión como el lugar de mayor necesidad y se entregó por completo al pueblo de Sudán del Sur. ¡Descansa en paz, Luke! Y que el Señor de Bondad te conceda la gracia de disfrutar con Él en su banquete celestial” –  Peter L. Omondi SJ

“R.I.P. Nuestro querido hermano y compañero, el P. Victor Luke Odhiambo S.J. Humilde compañero, pedagogo y mártir en Sudán del Sur…” – Samuel Beirao SJ

Tomado de: https://jesuits.global/es/historias/195-el-jesuita-keniano-p-victor-luke-odhiambo-asesinado-en-sudan-del-sur?utm_source=newsletter_50&utm_medium=email&utm_campaign=curia-newsletter-21-noviembre-2018