Jesuitas y la Educación

Para hablar de la Educación de la Compañía de Jesús en Colombia hay que remontarse a sus orígenes, es decir, descubrir en su fundador, San Ignacio de Loyola, toda una experiencia espiritual y educativa que nos lleva a una forma particular de ver el mundo y de interactuar con él buscando lo mejor para un desarrollo personal y comunitario en todo lo que se hace.

San Ignacio en su persona y en sus dirigidos quiso buscar siempre “hacer el bien más universal”, desarrollando las mejores prácticas de las universidades de su tiempo. Esta idea se fue extendiendo no sólo a sus dirigidos, sino también a todos los que de alguna manera se acercaban a la Compañía.

En 1548 intervino directamente en la fundación del primer Colegio Jesuita en Messina (Italia) y luego en la fundación del Colegio Romano (hoy Pontificia Universidad Gregoriana), bajo la tutela del Papa. Estas fundaciones estuvieron marcadas por su experiencia de la Universidad de París.

 

Así se fue desarrollando y ajustando este “método parisino” hasta que, en 1599, en la Compañía de Jesús se asume la “Ratio Studiorum”, que es el plan de estudios para los Colegios ya fundados y para los venideros, bajo la responsabilidad de los Jesuitas.

Esta forma de proceder se fue poco a poco enriqueciendo con los lógicos avances en la Educación, hasta que en 1970, los colegios Jesuitas colombianos implementamos la Educación Personalizada como un espíritu y un proyecto pedagógico centrado en la atención de la persona del alumno para ayudarlo a prepararse para la sociedad que necesite y cree.

Estas experiencias se continuaron en 1986 con la publicación de “Las Características de la Educación de la Compañía de Jesús”, que es la visión Ignaciana aplicada hoy a la educación y que le da identidad a una Institución Educativa de la Compañía de Jesús y le confirma la misión de lograr una excelencia humana en sus educandos y en toda la Comunidad Educativa de un Colegio o de una Universidad.

La Compañía de Jesús y la educación no son estáticas, se van renovando de acuerdo a las necesidades; por tal motivo, fruto de la reflexión y la experiencia, surge en 1993, el texto “Pedagogía Ignaciana un planteamiento práctico” conocido como Paradigma Pedagógico Ignaciano que concreta las características en la vida real en cinco pasos: contexto, experiencia, reflexión, acción y evaluación, según tiempo, lugar y persona. Y recogen la pedagogía del proceso educativo que vivió Ignacio en su conversión, los Ejercicios Espirituales.

Recientemente ha surgido el Servicio Latinoamericano de Pedagogía Ignaciana, SELAPI, como un servicio educativo ignaciano a nivel de la Web que ofrece documentos claves, intercambio de experiencias valiosas y ayuda a fortalecer el Proyecto Educativo Común (PEC) que orienta la Educación en América Latina.

acodesi
flacsi
solsj

Todos estos procesos fueron llevando a formar una Red de Colegios y Universidades no sólo a nivel de Colombia, sino de América Latina; de esta manera surgieron la Asociación de Colegios Jesuitas de Colombia, ACODESI, en 1994, y la Federación Latinoamericana de Colegios de la Compañía de Jesús, FLACSI, en el 2000. Por las Universidades, se fundó la Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús, AUSJAL, en 1985 y hoy tiene 31 Universidades afiliadas en América Latina. Hoy en día, gracias a ACODESI y a los desafíos del siglo XXI, todos los Colegios Jesuitas de Colombia han buscado la validación de todos sus procesos de gestión educativa por medio de la Certificación ISO 9001:2000, lográndolo todos, durante el año 2006-2007.

Cabe recordar que la Compañía de Jesús tiene a su cargo en el mundo más de 1900 Colegios y cerca de 200 Universidades. Es este un verdadero Sistema Educativo de Colegios y Universidades con posibilidades inmensas para ser una Red de intercambio educativo, cultural y de innovación educativa.