PAPA FRANCISCO Y SU CLASE DE INNOVACIÓN

 

Creemos en el aula de clase como un espacio privilegiado donde ocurre la construcción del conocimiento, por tal razón, todos estamos llamados a contribuir desde las interacciones, las relaciones, el ambiente y las nuevas metodologías, a lograr procesos formativos relevantes y significativos.

Ejemplo de ello son nuestros docentes, y con ellos, un grupo de 18 valientes que se retaron a documentar sus experiencias contribuyendo así al crecimiento de sus carreras y de nuestra Institución.  

Compartimos con ustedes el artículo

PAPA FRANCISCO Y SU CLASE DE INNOVACIÓN

Me siento uno de los millones de colombianos que quedamos impactados por la espiritualidad, sencillez, pero sobre todo, por algo que no se ha mencionado mucho hasta ahora pero no por eso es menos importante: la capacidad innovadora del Papa Francisco. En las redes circularon todos los discursos que pronunció durante su visita a Colombia. Tuve la oportunidad y el gusto de leerlos en su totalidad y encontré no solamente un gran mensaje de reconciliación, sino también una clase aplicada de innovación y cambio.

Analicemos algunas de sus frases. Dice el jerarca: “Lo primero, ir a lo esencial. No quiere decir romper con todo, romper con aquello que no se acomoda a nosotros”. En términos de innovación esto significa encontrar las capacidades de la organización y a partir de ellas innovar con adyacencias sin necesariamente innovar disruptivamente. “Ir a lo esencial es más bien ir a lo profundo, a lo que tiene valor para la vida…”, nos lleva a pensar que al dominar una capacidad distintiva esta debe ser valorada, protegida y retroalimentada permanentemente. “Jesús enseña que la relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes, ni tampoco un cumplimiento de ciertos actos externos que no llevan a un cambio real de vida. Tampoco nuestro discipulado puede ser motivado simplemente por una costumbre”. Esto es, las estructuras jerárquicas deben flexibilizarse, las normas en algunos momentos limitan la creatividad y la velocidad de la innovación; un líder de una compañía más que ser el gran innovador y el que da todas las ideas, debe propender por generar una estructura y un modelo de gestión de la innovación lo suficientemente flexible, dinámico y amigable para que las ideas puedan surgir, ser capturadas y posteriormente aceleradas. “Renovarse. Como Jesús zarandeaba a los doctores de la ley para que salieran de su rigidez, ahora también la Iglesia es zarandeada por el espíritu para que deje sus comodidades y apegos. La renovación no nos debe dar miedo”. Una empresa no puede constituirse bajo rigideces estructurales por la creencia de que si en algún momento un producto o servicio fue exitoso no se puede tocar, cambiar o modificar. Debemos insistir en una verdadera cultura de innovación para que los empleados tengan la inspiración hacia la creatividad, el cambio, a perseguir la frontera del conocimiento para desarrollar nuevos productos y servicios. “Involucrarse. Aunque para algunos eso parezca ensuciarse o mancharse… Hoy a nosotros se nos pide crecer en arrojo, en un evangelio que brota de saber que son muchos los que tienen hambre, hambre de Dios…” Los CEO tienen que volver a pensar como cuando eran emprendedores, volver a sentir cómo “El Valle de la Muerte” los agobia y lleva al límite para desarrollar, testear y retroalimentar lo que en algún momento era concebido como inimaginable.

Estas son algunas de las frases de Francisco, el gran innovador que está acercando cada vez más fieles a su propósito fundamental. Vale la pena leer detalladamente la homilía del Aeropuerto Enrique Olaya Herrera y se sorprenderán con la visión innovadora del Santo Padre.

Un par de frases para rematar: “déjense enriquecer de lo que el otro les puede ofrecer…”, nada diferente a innovación abierta. La última: “Tomar la iniciativa, el que toma la iniciativa siempre es el más valiente”. En palabras simples, pasar de la teoría a la acción innovando.

Tomado de: http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/papa-francisco-y-su-clase-de-innovacion-MX7330493